XII. Proyecto Rothbard. Una nueva forma de hacer y financiar la política

Para entender las posibilidades que se presentan en las formas de organización social con la irrupción de Bitcoin, hay que comenzar cuestionando, a la luz de la nueva tecnología, todo aquello que concebimos como razonable o sensato. Pero esto no implica que haya que ser insensato. Toda propuesta de descentralización debe estar lógicamente fundamentada. En este post fundamento la estrategia para alcanzar la meta de 15.000.000 de usuarios.

En general, a las personas les resulta difícil ver la posibilidad que existe actualmente de reemplazar al estado en todas sus funciones por diferentes blockchains y por organizaciones privadas voluntarias. Las personas no solo ponen en duda la factibilidad tecnológica, sino también consideran que es políticamente imposible cambiar el orden establecido.  Expresan -con razón- que los poderosos no van a quedarse con los brazos cruzados y van a intentar, por todos los medios, frenar el desarrollo del nuevo sistema descentralizado que inició Satoshi. Además, plantean que es imposible organizar una sociedad contractual bajo el principio de no agresión, porque siempre habrá personas agresivas en toda sociedad.  

Es cierto que el proyecto Rothbard es complejo tecnológicamente pues implica desarrollar e integrar diferentes protocolos de descentralización en un mismo entorno virtual descentralizado. No obstante, es tecnológicamente menos complejo de lo que aparenta ser, pues ya casi todo está desarrollado, solo que está disperso y hay que integrarlo. Por ejemplo, ya hablamos de Kleros, un protocolo de Justicia descentralizada para Internet. Centrifuge es una plataforma abierta y descentralizada que permite a cualquier empresa intercambiar documentos financieros (facturas, órdenes de compra, datos de la empresa, etc.) de forma privada, segura y verificable. OpenBazaar es un marketplace descentralizado totalmente gratuito. A diferencia de sitios como Ebay o Mercadolibre, el comercio en OpenBazaar es peer to peer, directamente entre compradores y vendedores, sin intermediarios; algo parecido a lo que sería en sus inicios el Territorio Virtual Descentralizado (TVD). El proyecto Rothbard podría emplear esos protocolos mediante algún acuerdo con los desarrolladores, de manera tal que todos los proyectos se potencien; o bien los desarrolladores del proyecto Rothbard podrían copiar el código fuente, ya que es código abierto, para elaborar un protocolo ad hoc.   

Ya que no es tan complejo, imaginemos que hemos desarrollado el TVD. La complejidad ahora radica en cómo evitar la agresión de las personas violentas y de las que se oponen al desarrollo de una sociedad contractual; en particular, la agresión de los gobiernos y de los bancos que son los principales perdedores con el cambio de sistema. Hasta ahora, la modalidad más frecuentemente empleada por estas élites para frenar el desarrollo de un sistema descentralizado ha sido la regulación. En Argentina, por ejemplo, el gobierno y los bancos organizaron una Cámara que agrupa a los “principales players de la industria”, es decir a algunas exchange centralizadas y otras Fintech, casi todas vinculadas comercialmente con los bancos, para que participen en la regulación del sector, con la falsa justificación de que la regulación estatal es necesaria para crear mercados, para proteger al ahorrista y para evitar el lavado de dinero.

Más allá de los deseos del regulador por limitar la competencia y el desarrollo del sistema descentralizado, lo cierto es que no va a ser nada simple justificar cualquier avance sobre la propiedad y la libertad de los individuos que desean tener e intercambiar voluntariamente tokens. Más difícil aún será para el regulador hacer cumplir cualquier norma ilegítima que quiera imponer por la fuerza. Las transacciones en el sistema de criptomonedas descentralizadas son independientes del sistema financiero actual y no es posible que sean controladas centralizadamente por nadie, incluso por los gobiernos. El sistema desarrollado por Satoshi es a prueba de regulación y expropiación. El problema lo tienen ellos. Los reguladores deben resolver cómo controlar un sistema descentralizado y no tienen mucho tiempo. Cuando los empresarios y capitalistas adviertan que no es posible frenar el colapso de la banca centralizada, por puro instinto empresarial cambiarán rápidamente de negocio acelerando el proceso.

Por otra parte, evitar a las personas agresivas o deshonestas dentro del TVD será muy simple, ya que no hay incentivos para ser agresivos o deshonestos en el TVD. El buen nombre comercial es el principal activo de cualquier usuario. Así, en el TVD podrá haber lobos, pero tendrán que comportarse como corderos.

Lo más complejo de la primera etapa del proyecto Rothbard es alcanzar la meta de quince millones de usuarios registrados en el TVD en cinco años. Quince millones de personas, como vos y como yo, que sentimos y creemos que es posible vivir en paz, respetando la dignidad y la propiedad de todas las personas. Si se alcanza esa meta, el token FamaCoin tendrá valor y habrá suficientes recursos para financiar los desarrollos. La meta se alcanza con mucho esfuerzo en Marketing y en Política. No es un problema tecnológico.

Para tal fin, el Instituto Rothbard presenta en su estructura un área de Marketing y otra de Política con dos referentes y sus respectivos desarrolladores de nivel inferior, en cada una de ellas. El área de Marketing diseñará estrategias para fomentar el uso de criptomonedas y del TVD. El área de Política tratará de organizar o apoyar un partido político que defienda las ideas de libre mercado con el fin de participar en las elecciones y finalmente discutir, en el congreso, leyes para la descentralización. Las propuestas de acción política, incluyendo costos y fuentes de financiamiento; así como los proyectos de ley serán publicados en internet para conocimiento de todos los ciudadanos, invitándolos a participar para mejorarlos, tal como hacemos en este Blog. El proyecto Rothbard propone una nueva forma de hacer y financiar la política.

Saludos y gracias por tu tiempo. Fernando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s