X. Innovando en instituciones. El respaldo en oro geológico

Famacoin es un token con respaldo simbólico en oro. A continuación te presento su protocolo de descentralización de la custodia del oro, que hace posible pensar en una criptomoneda con respaldo real descentralizado.

Bitcoin presenta mejores cualidades monetarias que el oro, pero debido a su alta volatilidad no es útil como numerario. Una solución al problema de volatilidad podría ser una criptomoneda respaldada en oro, ya que el oro actuaría como ancla real. Sin embargo, el dinero respaldado en oro sigue siendo un sistema dependiente de la confianza, una creencia de que el custodio va a cumplir su contrato y no va a degradar la moneda. En tanto el intermediario cumpla, el sistema es creíble, el dinero circula y todo funciona más o menos bien. No obstante, se observan crisis de manera recurrente; los bancos incumplen y los usuarios pierden sus ahorros. El  dinero respaldado en oro es también inflacionario por naturaleza, en tanto no se resuelva el problema de intermediación de la custodia de la especie. ¿Es posible crear una criptomoneda respaldada en oro que, a su vez, resuelva el problema de centralización que implica el almacenamiento y la custodia del mismo?

El protocolo de descentralización de la custodia del oro empleado en el token FamaCoin está inspirado en la moneda oficial de la isla de Yap. Hace varios siglos, los habitantes de Yap descubrieron en la isla vecina de Palau, a 400 kilómetros de distancia, la aragonita, una roca de particular belleza. Como la roca era desconocida en la isla de Yap, comenzaron a extraer grandes cantidades de las grutas de Palau que luego las llevaron a su isla, talladas en forma de discos con una perforación en el centro para maniobrarlas según el principio de la rueda.

Lautz (2004) comenta que las piedras que cambiaban de propietario luego de una transacción, en general, no cambiaban de lugar. Simplemente quedaban donde habían sido colocadas al principio: al borde de una carretera, delante de una casa o de cualquier edificio. Es muy raro que los rais sean robados, ya que los isleños tienen por costumbre ejercer un control social mutuo. La mayoría de los habitantes de Yap conoce a los propietarios de las piedras y tienen mucho respeto por la propiedad privada.

Los habitantes de Yap resolvieron la descentralización de la custodia de la riqueza material utilizando dos recursos. Por un lado, dificultaron el robo físico acumulando riqueza en grandes y pesados bloques de piedras difícil de transportar. De esta manera, la custodia se hace innecesaria y nadie la tiene. Por otro, grabaron la propiedad de cada piedra en la memoria colectiva. Si alguien roba una piedra y la piedra desaparece, la comunidad reconocerá al legítimo propietario, independientemente de donde se encuentre la piedra. En este caso, la memoria colectiva funciona como una especie de libro contable público distribuido e inmutable; es decir, como una blockchain.

Los habitantes de Yap podrían perfectamente emitir un CriptoActivo respaldado en los rais. De esta manera, podrían dividir una masa inamovible de riqueza legítima en partes menores (token), fácilmente transportables e intercambiables como moneda. Además, la blockchain reemplazaría a la memoria colectiva, que por ser inmutable, es igualmente segura.

El protocolo de descentralización de los rais requiere que los objetos físicos sean identificables. Cada piedra tiene su forma, su historia y su dueño. Con el oro eso no es posible. El oro es homogéneo. No se puede diferenciar el oro producto del esfuerzo humano, del oro producto del robo.

No obstante, hay una forma de oro que reúne las características de las piedras de Yap. El oro que está en una montaña y que por diversas razones no se extrajo es también una masa inamovible de riqueza, fácilmente identificable y cuantificable. Con las tecnologías actuales de exploración es posible obtener una estimación confiable de las reservas, los costos de extracción y el valor de la riqueza. El propietario de la montaña podría venderla a ese valor o explotarla y obtener beneficios normales; o bien podría emitir criptoactivos respaldados en oro de la montaña y obtener hasta el valor total del recurso, sin descontar los costos de explotación.

Está claro que el “oro geológico” no es transportable como el oro en lingote. Nadie podrá reclamar oro geológico a cambio del token. Tampoco hay razones para que alguien que tiene el token quiera el oro. Está más seguro en la montaña y no hay riesgos de que lo roben pues nadie tiene la custodia. El token dá portabilidad y liquidez al oro geológico. El oro geológico resuelve el problema de centralización de la custodia y también los problemas ambientales que genera la minería irresponsable. ¿Qué es más razonable? ¿Dejar el oro en su depósito natural, seguro y gratuito que es la tierra o destruir una montaña para hacer lingotes que luego se guardan en una insegura y costosa bóveda de algún banco central para respaldar una moneda inflacionaria? Un token, simbólicamente referenciado y respaldado por el oro de una montaña, es el tipo de moneda que podrá constituir una criptomoneda real descentralizada.

El cerro General Belgrano, conocido como Nevado de Famatina, es una montaña ubicada en el centro de la Provincia Argentina de La Rioja, con reservas probadas de oro de casi 311 toneladas. Actualmente, esta reserva de oro no se puede explotar pues la montaña está protegida por leyes y por una población local que se manifiesta en contra de la minería y advierte los graves problemas ambientales y de salud asociados a la explotación. Así, el cerro Famatina reúne todas las condiciones de oro geológico. Una alternativa realmente superadora a la explotación minera tradicional, que ponga en valor la riqueza del cerro sin arriesgar la salud de la población y el ambiente, sin incurrir en costo alguno, es emitiendo un CriptoActivo respaldado, simbólicamente, en el oro de Famatina. Una criptomoneda referenciada a esta montaña, es FamaCoin.  

El respaldo en oro de FamaCoin es referencial. No obstante, quedan reservados, bajo la custodia del Instituto Rothbard, un 2% del total de tokens FMC para obtener legalmente el derecho de respaldo del cerro Famatina. De esta manera, el respaldo de FMC dejará de ser simbólico. Ese 2% se repartirá, en partes iguales, a los legítimos propietarios del cerro, es decir, a cada habitante del departamento Famatina de la provincia de La Rioja, Argentina, que figure en el padrón electoral del 2019. En el censo de 2010, el departamento Famatina tenía una población de 4.587 habitantes. Si el proyecto Rothbard alcanza el objetivo y el token FMC tiene un valor cercano a un miligramo de oro, ese 2% representará aproximadamente U$S 50.000 por habitante.   

Tal evento requerirá la sanción de alguna ley o decreto y, en consecuencia, de acción política. Los habitantes del departamento Famatina para tener el derecho al 2% de los tokens FMC deberán conseguir aprobar la ley o el decreto mediante el cual el cerro Famatina queda protegido por el token FamaCoin y el token FamaCoin queda respaldado por el cerro Famatina.

Esto es todo por hoy. Saludos y gracias por tu tiempo, Fernando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s